Ficha de mantenimiento - Hierodula membranacea

perry

Well-Known Member
FICHA DE MANTENIMIENTO HIERODULA MEMBRANACEA

Apariencia:

Esta mantis es una de las más grandes mantenidas en cautividad. Los machos son grandes y estilizados, muy elegantes y ágiles. Las hembras son aún más grandes (cerca de 15 cm en algunos casos) y sobre todo mucho más gordas. Son lisas, sin protuberancias en el cuerpo o las extremidades. Los ojos son redondeados, las alas no están coloreadas y su color suele ser también liso, pudiendo tener varias tonalidades del mismo color en diferentes partes del cuerpo.

Terrario:

El terrario, como siempre, deberá respetar las normas de medidas en mántidos; tres veces el largo de la mantis para la altura y dos veces el largo de la mantis para la anchura y profundidad. De ninfas se las puede mantener en vasos de plástico, estarán bien en uno de 25 cl hasta su quinta muda aproximadamente, y se las podrá cambiar a otro de mayor tamaño cuando alcancen la envergadura suficiente como para encontrar la comida en el terrario. Debemos tener en cuenta que al ser una mantis de gran tamaño, en los estadíos previos al adulto (subadulto y presubadulto) será necesario mantenerlas en terrarios de gran tamaño. Los terrarios deben tener una buena ventilación, la cual es crucial en mántidos debido a su sensibilidad a infecciones.

Humedad:

En esta especie la humedad no tiene una importancia crucial, podemos pulverizar agua una vez a la semana siempre y cuando ésta se evapore en el mismo día. No debe sobrepasar el 70% ni bajar más del 30%, aunque es una especie tolerante que soportará situaciones relativamente extremas siempre y cuando no vaya a mudar.

Temperatura:

La temperatura puede ir desde 20ºC (temperatura ambiente de una casa) hasta los 35ºC, pudiendo soportar una temperatura mayor. Cuanto mayor sea la temperatura, más se acelerará el metabolismo de la mantis, y por tanto más rápido adelgazará tras comer y mayor será la velocidad de crecimiento. Como en la mayoría de las mantis, los machos crecen más rápido que las hembras y necesitan menos tiempo para madurar sexualmente tras la muda de adulto. Por esto, podemos mantener a los machos ligeramente más fríos que a las hembras para favorecer un desarrollo más veloz en ellas.

Muda:

En esta especie no suele haber problemas con la muda hasta que llega el momento de la última muda. En ésta las alas aparecerán, y las deben estirar después de salir del antiguo exoesqueleto. Al ser de un tamaño considerable, en esta última muda suele haber problemas de caídas o choques con decoración del terrario, por lo que debemos ser precavidos en ese aspecto. Por lo demás, si se mantienen las condiciones no habrá problema alguno.

Alimentación:

Como buena mantis de gran tamaño, aceptará ávidamente cualquier cosa que se mueva, y lo capturará con gran fuerza y agresividad. Desde que nacen podemos ofrecer Drosophila melanogaster y Drosophila hydei, una muda más tarde microgrillos, microrunners y otros insectos de pequeño tamaño. Son voraces y comerán mucho. Cuando lleguen a adultas podemos ofrecerles langostas, grillos adultos, cucarachas adultas e incluso pinkys, aunque personalmente no lo recomiendo a no ser que se ofrezca tras una puesta que haya dejado a nuestra mantis más delgada de lo que debería.

Reproducción:

En esta especie, las hembras son realmente agresivas, por lo que debemos cebar a nuestra hembra para evitar que el macho caiga en sus fauces. Situaremos al macho en un terrario grande, y esperaremos a que se calme. Le ofreceremos algo de comer, porque también debemos saciar el hambre de él, y no solo la de ella. Cuando esté tranquilo, meteremos a la hembra en el terrario del macho, en un lugar en el que el macho la vea pero ella no lo vea a él.
Para animar al macho, podemos hacer que la hembra se mueva soplando suavemente sobre ella, así el macho la verá y, si está preparado, empezará a acercarse moviendo las antenas. En el momento del salto sobre la hembra tenemos que tener cuidado y estar atento, dejando a mano un bolígrafo, una cartulina o cualquier otro objeto que nos permita impedir que la hembra agarre al macho. Cuando la situación se estabilice, ofreceremos a la hembra algo de comer para que esté entretenida, pero no despistaremos al macho. Cuando el macho termine, debemos retirarlo antes de que la hembra lo cace.

Ootecas:


Cuando la hembra ponga una ooteca, la guardaremos en un recipiente ventilado pero húmedo, para evitar que la ooteca se endurezca más de la cuenta, impidiendo la salida de las ninfas. A las seis semanas, las ninfas saldrán con un buen tamaño ya, y serán caníbales desde chiquititas, por lo que podemos mantenerlas de forma comunal hasta la primera muda y así reducir su número a una cifra más manejable. Entonces separaremos las ninfas en vasos de 25cl y las alimentaremos con moscas de la fruta.

Fichas adjuntas:

Esta ficha de mantenimiento es válida también para todo el resto de especies del género Hierodula, como H. majuscula (más colorida que la H. membranacea), H. unimaculata, H. grandis, etc, ya que todas pertenecen a climas similares y se pueden mantener con las mismas condiciones.






Espero que os resulte útil, pronto intentaré poner las fotos también aquí, por ahora las tenéis en el PDF adjunto!!

Un saludo

Perry
 

Adjuntos

CanoHG

New Member
Muy buenas.

Buenas ficha, pero lo suyo serian unas fotos, haber si llegan adultas las que tengo y pongo por aqui algunas fotos.

Un saludo Jose.
 

perry

Well-Known Member
Si algun moderador o addministrador pudiese sustituir lo que ya hay ahi por esto que sigue para que tenga las fotos y tal, se lo agradeceria cantidad!!

FICHA DE MANTENIMIENTO HIERODULA MEMBRANACEA

Apariencia:

Esta mantis es una de las más grandes mantenidas en cautividad. Los machos son grandes y estilizados, muy elegantes y ágiles. Las hembras son aún más grandes (cerca de 15 cm en algunos casos) y sobre todo mucho más gordas. Son lisas, sin protuberancias en el cuerpo o las extremidades. Los ojos son redondeados, las alas no están coloreadas y su color suele ser también liso, pudiendo tener varias tonalidades del mismo color en diferentes partes del cuerpo.


Macho adulto de Hierodula grandis, apréciese su gran tamaño.

Terrario:

El terrario, como siempre, deberá respetar las normas de medidas en mántidos; tres veces el largo de la mantis para la altura y dos veces el largo de la mantis para la anchura y profundidad. De ninfas se las puede mantener en vasos de plástico, estarán bien en uno de 25 cl hasta su quinta muda aproximadamente, y se las podrá cambiar a otro de mayor tamaño cuando alcancen la envergadura suficiente como para encontrar la comida en el terrario. Debemos tener en cuenta que al ser una mantis de gran tamaño, en los estadíos previos al adulto (subadulto y presubadulto) será necesario mantenerlas en terrarios de gran tamaño. Los terrarios deben tener una buena ventilación, la cual es crucial en mántidos debido a su sensibilidad a infecciones.

Humedad:

En esta especie la humedad no tiene una importancia crucial, podemos pulverizar agua una vez a la semana siempre y cuando ésta se evapore en el mismo día. No debe sobrepasar el 70% ni bajar más del 30%, aunque es una especie tolerante que soportará situaciones relativamente extremas siempre y cuando no vaya a mudar.

Temperatura:

La temperatura puede ir desde 20ºC (temperatura ambiente de una casa) hasta los 35ºC, pudiendo soportar una temperatura mayor. Cuanto mayor sea la temperatura, más se acelerará el metabolismo de la mantis, y por tanto más rápido adelgazará tras comer y mayor será la velocidad de crecimiento. Como en la mayoría de las mantis, los machos crecen más rápido que las hembras y necesitan menos tiempo para madurar sexualmente tras la muda de adulto. Por esto, podemos mantener a los machos ligeramente más fríos que a las hembras para favorecer un desarrollo más veloz en ellas.


Ninfa de Hierodula membranacea.

Muda:

En esta especie no suele haber problemas con la muda hasta que llega el momento de la última muda. En ésta las alas aparecerán, y las deben estirar después de salir del antiguo exoesqueleto. Al ser de un tamaño considerable, en esta última muda suele haber problemas de caídas o choques con decoración del terrario, por lo que debemos ser precavidos en ese aspecto. Por lo demás, si se mantienen las condiciones no habrá problema alguno.

Alimentación:

Como buena mantis de gran tamaño, aceptará ávidamente cualquier cosa que se mueva, y lo capturará con gran fuerza y agresividad. Desde que nacen podemos ofrecer Drosophila melanogaster y Drosophila hydei, una muda más tarde microgrillos, microrunners y otros insectos de pequeño tamaño. Son voraces y comerán mucho. Cuando lleguen a adultas podemos ofrecerles langostas, grillos adultos, cucarachas adultas e incluso pinkys, aunque personalmente no lo recomiendo a no ser que se ofrezca tras una puesta que haya dejado a nuestra mantis más delgada de lo que debería.


Macho adulto de Hierodula grandis devorando un grillo.

Reproducción:

En esta especie, las hembras son realmente agresivas, por lo que debemos cebar a nuestra hembra para evitar que el macho caiga en sus fauces. Situaremos al macho en un terrario grande, y esperaremos a que se calme. Le ofreceremos algo de comer, porque también debemos saciar el hambre de él, y no solo la de ella. Cuando esté tranquilo, meteremos a la hembra en el terrario del macho, en un lugar en el que el macho la vea pero ella no lo vea a él.
Para animar al macho, podemos hacer que la hembra se mueva soplando suavemente sobre ella, así el macho la verá y, si está preparado, empezará a acercarse moviendo las antenas. En el momento del salto sobre la hembra tenemos que tener cuidado y estar atento, dejando a mano un bolígrafo, una cartulina o cualquier otro objeto que nos permita impedir que la hembra agarre al macho. Cuando la situación se estabilice, ofreceremos a la hembra algo de comer para que esté entretenida, pero no despistaremos al macho. Cuando el macho termine, debemos retirarlo antes de que la hembra lo cace.


Pequeña ninfa de Hierodula membranacea.

Ootecas:


Cuando la hembra ponga una ooteca, la guardaremos en un recipiente ventilado pero húmedo, para evitar que la ooteca se endurezca más de la cuenta, impidiendo la salida de las ninfas. A las seis semanas, las ninfas saldrán con un buen tamaño ya, y serán caníbales desde chiquititas, por lo que podemos mantenerlas de forma comunal hasta la primera muda y así reducir su número a una cifra más manejable. Entonces separaremos las ninfas en vasos de 25cl y las alimentaremos con moscas de la fruta.

Fichas adjuntas:

Esta ficha de mantenimiento es válida también para todo el resto de especies del género Hierodula, como H. majuscula (más colorida que la H. membranacea), H. unimaculata, H. grandis, etc, ya que todas pertenecen a climas similares y se pueden mantener con las mismas condiciones.


Hierodula majuscula, macho presubadulto.






Espero que os resulte útil, la podéis descargar en el PDF adjunto!!

Un saludo

Perry
 

mariotintin

Member
Muy buena ficha y muy bien ilustrada.
Con el tema del tamaño de las hembras de Hierodula membranacea no termino de convencerme...lo he discutido en el foro de Mantisuniverse y, aunque por internet circula repetidas veces lo de los 15 cms, todavía no he visto una foto de Hierodula de 15 cms. Estaría genial si tú mismo Perry o alguien que crie Hierodula membranacea pueda poner una foto de una hembra con un metro para ver sus centímetros reales.
Gracias por la ficha, está genial.
Un saludo.
 
Arriba